(5 / VI / 2017) La mañana es soleada pero muy fría. Está para quedarse adentro y calentitos. Pero mucha gente no puede hacerlo y este es el caso de estas señoras que tienen como tarea la limpieza de nuestras calles.

No fue impedimento para estas mujeres, el frío, para salir y cumplir con su tarea.

Siempre de buen humor y con una sonrisa para quienes las saludan o le sacamos fotos, como en nuestro caso.

“Ya no tenemos frío”, nos dicen, mientras amontonan la tierra de las calles con sus escobillones.

Valoramos mucho esta tarea porque le hacía falta al pueblo y porque, como se puede ver hoy, la helada matutina no impidió realizar el trabajo.

2

Lo mínimo que podemos hacer como vecinos por el valor del trabajo de estas señoras, es mantenerlo limpio. No arrojar basura, si barremos nuestras veredas juntar la tierra y no tirarla a la calle, no lavar los vehículos con el agua de las calles después de las lluvias. Mínimas actitudes de nuestra parte colaborarían con la imagen del pueblo que ahora se ve limpio.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + 9 =