(1º / II / 2017) Dos habituales avivadas: gente que le acerca trámites a otros que ya están en la cola y personas que perciben jubilaciones y se mandan sin respetar el lugar en horario normal. 

La problemática de perder tiempo en el banco nos abarca a todos los vecinos. Tenemos un solo banco y hay fechas en el mes que las colas se hacen larguísimas y por ende se pierden horas esperando llegar a las cajas.

Voy a hablar en primera persona por una experiencia que viví hoy y que, a raíz de eso, me enteré de otras “avivadas” que incomodan mucho.

El banco dispuso, con muy buen criterio, darle prioridad a los jubilados y atenderlos exclusivamente a ellos de 9.00 a 10.00 de la mañana. En ese horario no se atiende a nadie que no sea jubilado y pensionado. Pasado ese horario (10.01) toda persona que perciba jubilación/pensión deberá hacer la cola como cualquier vecino.

Hoy asistí a una de esas “avivadas”. Entró una persona mayor a las 10.05 con una mujer, posiblemente su hija, y se puso adelante de las 10 / 12 personas que hacíamos la cola. Ni bien la caja dio paso a la próxima persona, la hija tomó a su madre y se mandó sin decir nada ni pedir permiso, con total desparpajo. La abuela terminó el trámite en la caja y se retiró y la hija se quedó en la caja realizando otros.

Todos en la cola nos mirábamos con admiración y sin la valentía de ponerse a discutir con esa señora (la hija) y decirle que eso que hizo no se debe hacer por una reglamentación del banco pero sobre todo POR RESPETO, algo tan difícil de conseguir en estos tiempos.

Hablando con personal del banco sobre este tema, surgió otra de las avivadas más comunes y que ofusca a los que hacen la cola correspondiente. Es aquella persona que se acerca a otra, que ya está haciendo la espera y le entrega un montón de papeles con trámites para hacer en la caja. Eso es como meterse en el medio de la cola y no respetar a los demás.

A todos nos incomoda perder el tiempo en el banco pero lo debemos hacer porque no nos queda otra. Respetándonos unos a otros haremos esta tarea más fácil.

DEFINICIÓN DE RESPETO:

La palabra Respeto procede etimológicamente del latín respectus, que significa “acción de mirar atrás”, “consideración, atención”; sugiere entonces como una mirada atenta, tomar algo en consideración. El respeto es reconocer el derecho ajeno; es el reconocimiento, consideración, atención o deferencia, que se deben a las otras personas. Es una condición “sine qua non” para saber vivir y alcanzar la paz y la tranquilidad. El respeto es un valor basado en la ética y en la moral. Una persona cuando es respetuosa acepta y comprende las maneras de pensar y actuar distintas a las de ella, también trata con sumo cuidado todo aquello que lo rodea.

2 Respuestas

  1. Leopoldo Marconi

    Con respecto al primer punto de la señorita que entro con la Madre y/o Abuela, tienen que llamar la atención los del Banco. Mi punto de vista es que para quedar bien con la Sociedad, ponen u organizan horarios de atención y después no hacen cumplir las ordenanzas que imponen, y a que llega eso… A enfrentar a las personas.

    Responder
  2. MirtaTaaening

    Eso de las avivadas tenés mucha razón. Lo he visto siempre. Cuando había números, sacaban como diez y, si sobraban lo daban arbitrariamente a algún amigo o conocido. Y es verdad que los jubilados tienen su horario y los familiares ( hijo/a deben hacer la cola). A quien le quepa el sayo que se lo ponga.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + 6 =