(16 / VIII / 2019) La señora Mercedes Masson, amante de las plantas y preocupada por la poda indiscriminada que se ha hecho en parte del arbolado urbano de Juan N. Fernández, nos hace llegar la siguiente carta:

En  nuestro  país  muchos  pueblos  y  ciudades  han  cuidado  y  cuidan su  patrimonio  y  todo  lo  que   lo acompaña,  tratando  así  que  luzcan  mejor,  naturalmente  valorando  lo  que  poseen  y respetándolo  para  las  generaciones  futuras.

Lamentablemente  no  es  el  caso  de  Juan  N.  Fernández.  Este  año,  por  ejemplo,  le  tocó  al  arbolado  urbano.

Si  nos  detenemos  a observar  las  calles  y  sus  árboles, cuidándonos  AL  CAMINAR  POR  LAS  VEREDAS  DESTRUÍDAS,  en  casi todos  los  casos  debido  a las  malas  podas  durante  años,   nos parecerá  que  pasó  una  manga  de  langostas  gigantescas  y  arrasó  con  todo,  en  muchas  partes, dejando  una  enorme  desolación.

En  el  año  2007,  en  el  Centro  Cultural  “ José  Hernández ”  el  ingeniero  agrónomo  Pedro Barbieri  dictó  un  curso  de  Jardinería  en  el  que  había  un  ítem   que  trataba  sobre  arbolado urbano.  Quienes   concurrimos  al  mismo  aprendimos  que  los  árboles  de  la  calle  NO   SE  DEBEN  PODAR   en forma  indiscriminada.  En  verdad   ningún  árbol  se  debe   podar  drásticamente.  La  poda  que   se  puede  realizar  es  de  corrección,  sacando  con  moderación  ramas   que  afecten  a  edificios,  al  cableado  callejero, ramas  secas  y  las  que  molesten  el  normal desarrollo de  la  planta.

El  sentido  de  arbolado  urbano es  que  brinde  sombra  y , en  algunos  casos  proteja  de  los  vientos.  Lo  ideal  es  que  se forme  un  ARBODUCTO,  decir  que  crezcan  hasta  superar  los  tendidos  de  iluminación  callejera, los  cuales  quedarán   por debajo  sin  molestias. En el  mejor  de  los  casos  se  unirán   los  de  una  vereda  con  los  de  enfrente.

La  mayoría  de  los  árboles  empleados  son  de  hojas  caducas,  es  decir,  en  invierno  dejan  pasar  el  sol  y  en  verano …UNA   MARAVILLA.

No  es  mi  intención   actuar  de  maestra  ciruela,  sino  tratar de  salvar  nuestro árboles  de próximos  destrozos .

                                                                             Clelia   Mercedes   Massón.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + 8 =