(9 / VII / 2019) Vecinos de Claraz iluminaron el cruce del Kilómetro 93, de la Ruta 86, el acceso directo a esa localidad. 

A simple vista, parece una pequeña obra, pero es inmensa si se aprecia que se realizó de la nada, sólo de la idea de una persona que fue uniendo voluntades y jamás encontró un escollo.

Marcos Bragadini, clarence de nacimiento, regresó a su pueblo natal y hoy es propietario de una huerta orgánica ejemplo del Partido de Necochea.

Pero cuando venía desde Buenos Aires, según recuerda, en colectivo, debía bajarse en alguno de los cruces de Juan N. Fernández, nunca lo dejaban en el cruce de Claraz (km 93) porque carecía de iluminación.

Desde ese entonces que tuvo la inquietud de iluminar ese cruce. Las primeras averiguaciones daban como resultado una obra casi imposible de costear porque requería de un transformador, cables, columnas y demás materiales, más el consumo, el cual debía hacerse cargo el Municipio.

Hace unos meses, con otros vecinos de Claraz, comenzaron con el curso de Energías Renovables, dictado por el Ing Caffiel, del Centro de Formación Profesional 402, en el Centro Cultural “José Hernández” de Juan N. Fernández.

Allí surgió la idea de iluminar ese sector de la Ruta 86, con este tipo de energía no convencional.

Hace tres meses comenzaron a darle forma al proyecto. A través del Coordinador de Delegaciones, Daniel Paglione, llegaron a la Municipalidad desde donde accedieron sin trabas a los requerimientos de Vialidad Provincia y, cuando ya estaban por comprar los reflectores , el Municipio, envió un subsidio para la compra. $ 4.290 c/u. (Por 4 = $ 17.190)

Desde la Cooperativa Eléctrica de Juan N. Fernández les donaron las 4 columnas que ya están homologadas (no se podría haber hecho la obra con otro tipo de columnas) y la mano de obra la hicieron los alumnos del curso de energía renovables de Claraz y otros vecinos que se les unieron.

Pintaron las 4 columnas, las trasladaron al lugar en un camión, hicieron los 4 pozos de 1,20 metros y las fijaron con cemento. Los reflectores van puestos en la punta de cada columna, ya vienen con el panel solar y la batería, sin cables.

Cabe destacar que: “Nunca tuve, ni tuvimos ningún NO como respuesta ni negatividad de ningún tipo, al contrario. Antes que el Municipio nos donara los reflectores ya estábamos juntando la plata entre los vecinos sin inconvenientes”, contó Bragadini.

Aprovechan esta nota para agradecer a la Municipalidad de Necochea, a la Cooperativa Eléctrica de Juan N. Fernández y a la empresa Solar y Eólica S.R.L., de Bahía Blanca, por efectuarles un considerable descuento en los equipos, al tratarse para tal fin.

Extensivo el agradecimiento a los vecinos de Claraz que apoyaron en todo momento esta pequeña gran obra y al Centro de Formación Profesional 402, Curso de Energías Renovables, por tomar este proyecto como propio y poder hacerlo realidad.

FUNCIONAMIENTO

La obra consta de cuatro columnas con sus reflectores alimentados por energía solar ubicadas a 4,30 metros del asfalto, a la altura del kilómetro 93, de la Ruta 86.

Estos reflectores se encienden cuando el sol se va escondiendo y permanecen encendidos, mientras haya oscuridad, en un 40% mientras no registran movimiento. Cuando pasa un vehículo, se encienden al 100% y se bajan nuevamente a los 20 segundos de quietud.

De esta manera, las líneas de colectivos de larga distancia que pasan por la ruta podrán parar en ese lugar por estar iluminado y señalizado como corresponde y lo vecinos de Claraz no deberán trasladarse a alguno de los 2 cruces de Juan N. Fernández.

La obra tiene una autorización precaria de Vialidad pero se descuenta que no tendrán ningún inconveniente con la aprobación definitiva porque se hizo todo el trabajo en cumplimiento de lo que establece el organismo provincial.

 

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + 3 =