(3 / IV / 2021) Se llama Juan marco Degl’ Innocenti, tiene 32 años. Es seminarista desde hace 6 y está en Juan N. Fernández ayudando al Padre Román Bustinza en esta Semana Santa.

«Yo estudiaba Comunicación Social y trabajaba en un colegio haciendo eso, comunicando – explica el joven «Pichón de Cura», tal cual lo definió Monseñor Mestre – pero recién me sentí completo cuando abracé esta vocación.  Comunicar la buena noticia de Jesús es lo más lindo de esa profesión».

Su sonrisa se mantiene en todo momento de la conversación, a pesar del barbijo, al igual que postura firme y su dicción clara.

Es un joven de ciudad pero dice encontrarse muy a gusto y agradecido en Juan N. Fernández, ayudando al Padre Román, en estos días de mucha actividad en las parroquias.

«Me han recibido bien, me encuentro muy cómodo y estoy muy agradecido por todo», aseguró Juan Marcos, quien es el menor de tres hermanos marplatenses.

Se encuentra en sexto año del seminario, en La Plata y le faltan dos más para llegar a ser sacerdote.

El jueves pasado mantuvo un encuentro con los chicos de catequesis y otros con alumnos del Colegio Parroquial.

«Planteamos el futuro, los temores, una charla amplia y salió una cosa muy linda», dijo Degl’ Innocenti.

En cuanto a la vocaciones sacerdotales dijo que si bien cuantitativamente están en una situación difícil, cualitativamente las ve muy bien. De la Diócesis de Mar del Plata hay 12 seminarista diseminados en los 8 años.

«Dejemos a Jesús que pase por nuestras vidas», cerró el joven seminarista, como mensaje para estas Pascuas.

Escuchar la nota completa a Juan Marcos Degl’ Innocenti

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + 4 =