(8 / IX / 2018) A los 82 años falleció en la ciudad de Balcarce y posteriormente sepultada en Juan N. Fernández, la sra. Cora Suárez de Herrera.

Alejandro Aranguren, lector de nuestro Sitio escribió: Es difícil imaginar, pensar en la iglesia sin Cora”. Definición tan concreta como acertada desde la realidad como desde el sentimiento.

Comenzó antes de los 20 años cantando las misas en latín, con el armonio que aún está en la Parroquia. A partir de allí no sólo nunca se alejó de la Iglesia, si no que se hizo cargo de la Secretaría Parroquial y de todas (casi todas) las tareas en la iglesia.

Todos los sacerdotes que pasaron contaban en Cora con su mano derecha. Siempre estaba una hora antes de cada misa, de cada bautismo o de cada funeral arreglando, ordenando para que el sacerdote y los feligreses lleguen y encuentren todo listo.

En tantos años de dedicación tuvo gente amiga que la ayudó y otros en que estuvo sola para todo. Jamás se quejó.

La vida la golpeó duro cuando le quitó a su hijo del alma, su querido “Negrito”. Aún así si Fe no declinó jamás.

Además de su facilidad y oído para la música siempre tuvo una memoria prodigiosa. Inclusive hasta sus últimos días. Nunca se le pasaba una fecha de interés de su familia, amigos y allegados.

Habría mucho más para escribir sobre su accionar en la comunidad. Profesora de piano, directora de coros de la Iglesia, folklorista y mucho más.

Es de esperar que el tránsito de la vida terrenal a la otra haya sido en paz y sereno. Hoy ya está con su “Negrito” y seguro velando por todos nosotros y por la Parroquia “Sagrado Corazón de Jesús” a quien ella le dedicó su vida.   Qué en Paz Descanse, Cora y que brille para usted la Luz que no tiene fin.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + 2 =