(23 / XI / 2016) Tantas veces nos han prometido, tantas veces nos han mentido. Hasta se hizo un acto con la presencia del Presidente del SPAR y colocaron un cartel…y ahí quedó la obra de cloacas.

“El que se quema con leche, ve la vaca y llora”, dice el dicho popular. Y a nosotros, los fernandenses con la obra de cloacas, señor Intendente, nos quemaron con leche varias veces. Por eso, ahora, disculpe, pero me cuesta creer que, a mi edad, pueda ver concretada la obra de cloacas y no me considero viejo.

Nos quemaron con leche en cada campaña electoral donde la obra de cloacas era lo primordial a realizar en el interior. Todos los candidatos al unísono prometieron la obra de cloacas, señor intendente.

El 3 de Junio de 2010 (Ver la nota) se firmó el convenio de la construcción de la primera etapa de esta obra. Fue en el Centro Cultural, con la presencia del Intendente Daniel Molina, el Delegado local Juan José Van der Vluet, el Presidente del Spar Juan María Viñales y el Presidente de la Cooperativa de Agua Potable, Héctor Huck. Allí no había otro camino que la realización de la obra. No podía no hacerse, de ninguna manera.

La verdad, señor Intendente, nos entusiasmamos todos porque nunca habíamos llegado hasta esa instancia. Pero, la quemadura con leche (si me permite seguir con la metáfora) fue grande. Se limpió el terreno donde iban a construirse los piletones, se trajeron los caños, que los llevaron el año pasado de vuelta y ahí quedó todo. Ah, no perdón, me olvidaba. Se puso el cartel de la gobernación de Daniel Scioli promocionando la obra. Y ahí si, quedó todo.

cloacas-cartel

Por eso, señor Intendente, disculpe usted que, seguro, está haciendo todo lo posible para la realización de esta importante obra para dos pueblos del interior, pero yo, personalmente, hasta que no la vea, no lo creo. ¿Sabe? Por naturaleza siempre creí en las personas hasta que me demuestran lo contrario, pero me he quemado tantas veces con leche, que hoy, me hacen una promesa de obras, cualquier funcionario y lloro.

Le juro, señor intendente, que mi anhelo más grande es tener que decirle personalmente, inaugurando la obra ya funcionando, que con usted me equivoqué. Y le aseguro que lo haré públicamente si esto se logra.

Pero, como le dije en el título de esta editorial, con todo respeto, señor intendente, hasta que no la vea, no lo creo.

                                                       Ricardo J. Basualdo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + 8 =