(8 / III / 2021) En un año electoral en donde los pueblos tenemos una oportunidad que nos escuchen y por ahí se hagan eco de nuestras necesidades, voy a reiterar una nota que fue publicada hace casi 4 años:

EL MAYOR ENGAÑO HECHO AL PUEBLO DE JUAN N. FERNÁNDEZ

Engaño y por qué no estafa. Estafa a la credibilidad, a la necesidad y a la dignidad de los vecinos de Juan N. Fernández.

Y lo más importante: un ROBO, literal. Alguien se quedó con la plata que envió el B.I.D. para hacer las cloacas en nuestra localidad. Y lo peor es que lo naturalizamos. ¡Se robaron las cloacas, a ver si lo entendemos! Y lo dejamos pasar, un choreo más, una obra más que no se hace y otra vez guita que nunca apareció. Es natural. ¡Qué horror!

Jamás se hizo una obra de semejante envergadura y dudo que veamos que se realice. Ojalá deba retractarme, lo haría con mucho gusto. Todos (o casi todos) llegamos a creer que era posible. Y mientras a nosotros nos hacían creer eso, alguien ya estaba pensando en el destino de esa plata que iba a llegar.

En el mes de Junio de 2010 se firmó el convenio de la realización de esta obra tan necesaria y postergada. Fue el día Jueves 3, en el salón “Centenario” del Centro Cultural “José Hernández”. Contó con la presencia del Intendente Dr. Daniel Molina, el Presidente del Servicio Provincial de Agua Potable y Saneamiento Rural (SPAR), Juan María Viñales y el Presidente de la Cooperativa de Agua Potable, Héctor Huck. También el Delegado Municipal Juan José Van der Vluet y el Director del área de Seguridad del Ministerio de Infraestructura, Víctor Ropel.

7-42-425x239

Estuvieron presentes también, funcionarios del SPAR, el Arq. Arnoldo Serrano, Secretario de Obras Públicas y Concejales de distintos partidos.

6-56-425x239

Esa fue la rúbrica de un trabajo que llevaba ya tres años. Del SPAR vinieron varias veces funcionarios administrativos y eran ellos los que apuraban todos los trámites para poder hacer esta obra.

5-69-425x239

Se debía conseguir un terreno de determinadas dimensiones para la construcción de los piletones donde se purificarían los residuos. Debía estar ubicado a mitad de trayecto entre el casco urbano y el Arroyo Calaveras. Se consiguió.

Auditaron a la Cooperativa de Agua Potable durante varios meses. Objetaron su balance y el ente debió aumentar las tarifas para que el balance diera positivo. Se hizo y lo aprobaron.

Se realizó un estudio socio económico completo (se contaron las casas, se revisaron las conexiones de agua, etc)

Se realizó una reunión abierta de oposición en la Escuela Nº 14 donde explicaron todos los detalles. Obviamente nadie se opuso.

3-113-425x239

Como corolario de este trabajo de varios años, se firmó el convenio mencionado el 3 de Junio de 2010.

2-140-425x239 1-1-1-425x239

Tanto Viñales como el Intendente Molina hicieron declaraciones a nuestro medio y resaltaron que sólo faltaban detalles para el comienzo de la obra y destacaron la buena relación entre la gobernación de Daniel Scioli y la administración radical del distrito.

Los detalles mencionados se fueron solucionando y ya cuando la administración distrital estaba en manos del Intendente Horacio Tellechea, el 21 de enero de 2012, en la Delegación Municipal, el propio Intendente anunció el comienzo de la obra de cloacas. Estaban presentes la Delegada Municipal, Norma Alí y la Secretaria de Planeamiento y Medio Ambiente, Cdra. Natalia Fuhr.

A los pocos días, en una mañana lluviosa comenzaron a llegar las maquinarias  y materiales para la obra.  Más tarde, el propio intendente Tellechea y parte de su DE visitaron el terreno donde las máquinas habían desmalezado, nivelado y diagramado los piletones.

Hasta ahí llegaron las cloacas en Juan N. Fernández. Hasta ahí llegó la ilusión de creer que esta obra era posible.

Cuando uno preguntaba a cualquier funcionario, off the record, cual podría ser la causa para que esta obra no se realice, decían que nada, porque todos los trámites estaban correctamente realizados y lo más importante: la plata llegaba directamente del B.I.D. para la obra, sin ningún intermediario.

Pero es evidente que eso no sucedió. Alguien se quedó, no con un vuelto, se quedó con la plata de la obra, que, según Viñales era de 15 a 20 millones de pesos para las localidades de La Dulce (que tampoco se hizo) y Juan N. Fernández.

La empresa se retiró porque no le pagaban y la obra de cloacas quedó en el amague. A todos los trabajos, todos los discursos, todas las ilusiones de la gente, alguien se las metió al bolsillo.

Lo que indigna en todo esto no es solamente que la plata se quedó en algún lado o en el bolsillo de algunos, también que nadie, de todos los funcionarios involucrados de las  distintas administraciones se les dio por investigar qué pasó, lo mismo que a los Concejales de ese momento y a los actuales (muchos son los mismos).

Para ellos fue una obra más que no se hizo, un vuelto más con el que se han quedado y es normal. Lean en voz alta este último punto y escúchense.

Las cloacas para Juan N. Fernández, una obra que se robaron, que a nadie le importó ni le importa porque es normal que estas cosas pasen.

 Ricardo J. Basualdo

Para leer las notas y escuchar las entrevistas hechas en su momento hacer click en los siguientes links:

Nota 1.

Nota 2. 

Nota 3.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + 1 =