(10 / IV / 2018) Como hace tantos años (o de toda la vida) cada vez que llueve pasa lo mismo en la Escuela Nº 17. El patio se convierte en una laguna.

Las condiciones de mal tiempo comenzaron a primera hora de la madrugada con descargas eléctricas y tormentas de variada intensidad. Los chaparrones se sucedieron hasta la mañana de hoy totalizando unos 80 mm.

La realidad de la Escuela Nº 17 no ha cambiado en años. Cada vez que se dan estos fenómenos el patio se convierte en un lago. Nunca se han hecho obras o algún desagüe para que esto no suceda a pesar de los reclamos y las notas que hemos hecho desde nuestro medio.

2

Las clases se están brindando con normalidad, a pesar del mal tiempo y las condiciones de los patios de la escuela, tal como se aprecia en las fotos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + 8 =