(13 / VII / 2018) El Bullying es el maltrato físico o psicológico deliberado que recibe un niño o adolescente por parte de otros que se comportan cruelmente con él. Implica una repetición continua de burlas o agresiones que provocan una exclusión social y existe desde siempre.

Ahora es mas notorio pero todos tuvimos a ese compañero al que “gastábamos”, tal vez sin tanta maldad como ahora. Con el alcance de la tecnología y las redes sociales todo se ha potenciado. Suelen incluir conductas de diversa índole (burlas, amenazas, agresiones físicas, aislamiento).

Este comportamiento tiende a originar problemas que se repiten y se prolongan durante un determinado lapso de tiempo. Suele estar provocado por un alumno y avalado por todo el grupo y se mantiene por cierta pasividad de las personas que rodean a los agresores y la víctima, sin intervenir directamente.

El agredido desarrolla miedo y rechazo, se produce una falta de confianza en sí mismo. A la vez que se da una marcada disminución en el rendimiento escolar.

Existen varios tipos: FÍSICO: empujones, patadas, agresiones con objetos. VERBAL: insultos, apodos, menosprecios en público, resaltar defectos físicos. PSICOLÓGICO: deterioran la autoestima del individuo y fomentan sensaciones de temor. SOCIAL: pretenden aislar a la víctima del resto del grupo y compañeros.

bullin2

En Argentina existe una ONG internacional contra esta problemática denominada “Bullying Sin Fronteras” fundada por el Dr Javier Miglino (experto en Asuntos de Derechos Humanos y Protección de la Niñez).

Para realizar las estadísticas se nutren de las pocas denuncias que presentan padres, encargados, docentes y alumnos ante la Justicia y Ministerios de Educación. En lo que va del año se produjo un incremento del 40 % respecto al mismo período del año anterior. Incluso aumentaron los casos de ciberbullying esto es el acoso escolar fuera de clases a través de las redes sociales.

Según un informe de la UNESCO Argentina lidera el ránking de bullying en los colegios con la triste estadística que asevera que 4 de cada 10 alumnos sufren algún tipo de acoso. Este número debe ser alerta para todos los adultos responsables, sean estos institucionales como familiares. Sólo así será posible recuperar la escuela como un ámbito de sociabilización y de contención por excelencia.

En materia legislativa a nivel nacional se sancionó la ley 26.892 denominada Ley Antibullying pero la norma nunca fue reglamentada, demostrando una vez mas la falta de compromiso y empatía ante esta situación que va en aumento cada día. Triste pero real.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

2 + 8 =