(3 / XI / 2018) En breve estaremos en presencia de un partido que se llevará todas las miradas…propias y extrañas. No apto para cardíacos. River-Boca, Boca-River jugarán la final de la Copa Libertadores. En un partido único por todo lo que representa esa rivalidad.

Pasión inexplicable, amor a flor de piel, sentimientos extremos…locura fenomenal. El campeón jugará la Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2018. También disputará la Recopa Sudamericana 2019 contra el campeón de la Copa Sudamericana 2018 y clasificará a la fase de grupos de la Copa Libertadores 2019.

Este tal vez sea el partido más importante de la historia, no sólo porque por primera vez, la final, será entre dos equipos argentinos, sino porque también será entre los dos rivales más clásicos de América. También será la última final bajo el formato de ida y vuelta.

Mucho se ha dicho sobre este encuentro. El negocio no es ajeno. Los integrantes de la Confederación Sudamericana ya se frotan las manos. Saben que éste no es un partido más. Aún falta resolver si River va a recibir alguna sanción en relación al accionar de su DT durante el enfrentamiento en Brasil ante el Gremio por el cruce de Semifinales, en el que Gallardo dio indicaciones vía handy y hasta pasó por el vestuario a dar una charla técnica durante el entretiempo lo que está prohibido teniendo en cuenta la sanción que cumplía a medias.

En un comunicado brindado por la Conmebol se dio a conocer el partido de ida que se realizará el sábado 10 en la Bombonera pero en lo que respecta al partido definitorio del trofeo continental solo se limitó a comunicar la fecha: 24 de Noviembre, sin citar el estadio. Lo que deja abierto un interrogante. Será sancionado el equipo de la banda roja que cruza el alma? O este organismo lo va a dejar pasar? No creo que se quieran perder los millones que sumarán a sus arcas. Todo el mundo sabe lo que representa económicamente este tipo de encuentro. Que no es uno más. Para muchos el mejor partido del mundo, el que todos quieren jugar.

copa lbert2

El calor, el color y la esperanza estará en las tribunas. Pero el sentimiento se vivirá en todo el país y será foco de atención en todo el mundo. Se estará ante un hecho histórico. La gloria espera. Y se sabe que los partidos, al menos estos, que definen nada más ni nada menos que un certamen se juegan con al alma.

Conseguir una entrada será una odisea. Se sabe que tienen prioridad los socios activos. Al ser partidos con alta demanda, no se espera que queden localidades disponibles, con lo cual, la única posibilidad de poder estar en alguna de las dos canchas será por medio de la reventa y se espera que los valores batan todos los récords. Viveza criolla al 100%. Que todo sea una fiesta y se viva con alegría. De esas que sólo el fútbol sabe otorgar y que no tiene comparación alguna.

Que triunfe el mejor. Pero sobre todo que gane este deporte inventado por los ingleses que nosotros adoptamos de tal manera que ya forma parte de nuestro ADN. Pero por sobre todo que la pelota no se manche. Nos hemos ido acostumbrando a la trampa, a los beneficios emanados desde un escritorio. Cuando la verdad está en el verde césped. Ahí se ven los pingos. Sólo ahí se define la grandeza de juego y de espíritu. Allí espera la gloria eterna.

Que gane el mejor. Que gane el fútbol.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + 2 =