(14 / IX / 2018) Me pregunto qué es lo que lleva a un grupo de personas a destruir, dañar y menoscabar la tranquilidad de un pueblo?

Hemos visto como un par de inadaptados cometieron un hecho grave en el hospital local, entrando con total impunidad llevándose una silla de ruedas de las instalaciones. Con qué motivo? Victoriado por sus amigos y exhibiendo ese trofeo con total sarcasmo.

Aquí en La Dulce observé cómo pintaron las instalaciones de la Estación de Trenes. Dañar por gusto y por placer. No respetando la historia y mucho menos el trabajo de sus vecinos. En una especie de burla hacia la comunidad toda. Pero quién pone freno a estos hechos? Y es ahí donde la familia cumple un rol fundamental.

Una vez más la falta de valores hace su aparición en esta sociedad que cada vez marcha para atrás. Se ha perdido el diálogo, no existen los límites bien marcados. Y si a eso le sumamos un alto grado de inmadurez las consecuencias son estas.

vandalismo2

Dañar por el daño mismo. Tal vez lo hacen queriendo llamar la atención, para hacerse notar…chicos y no tan chicos busquen otra forma. Está claro que este no es el camino. Romper, ensuciar, violentar no los lleva hacia ningún sendero sólo el del repudio generalizado de las comunidades a las que pertenecen. Acá un par de los que escribieron las paredes fueron y pintaron nuevamente.

Todos nos equivocamos y estuvo bueno el hecho de remediar ese error. Si a veces no se respeta la vida misma es casi imposible pedir consideración hacia todos los demás.

Los tiempos han cambiado indudablemente, lo que debería ser libertad se ha convertido en un libertinaje atroz. Que crece a pasos agigantados. Pasan por alto el esfuerzo que se hace para crecer, para que estos pueblos no queden en el olvido. Lastiman su historia.

Sepan que cometiendo estos actos no los hace mas importantes muy por el contrario se manchan de una forma que quedan marcados por siempre.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + 3 =