(24 / VI / 2020) Los habitantes del Distrito de Necochea una vez más estamos divididos. Por un lado los que aceptan enfermos de Covid-19 al sistema de salud de nuestro Distrito y por el otro, los que no quieren saber nada que permitan el ingreso, después de 90 días de aislamiento.

El Intendente Rojas habla de solidaridad y es su deseo de recibir enfermos de otros distritos que se encuentren saturados. En ese sentido, los que apoyan esta postura, se preguntan qué pasaría si fuésemos nosotros los que necesitáramos que nos atiendan y tenemos nuestro sistema saturado. Aquí se habla de solidaridad, de humildad, de reciprocidad.

Quienes se oponen argumentan que hemos estado cuidándonos por más de 90 días, encerrados y, salvo por el episodio del baby shower, estamos sorteando muy bien la pandemia, gracias al sacrificio de todos y que ahora, si traen enfermos de coronavirus, traen los contagios al Distrito. Es más, por redes sociales se llama a una movilización a todos los vecinos de Ramón Santamarina, La Dulce, Juan N. Fernández o Claraz para «demostrar que nos oponemos a eso con una marcha en auto tocando bocina a las 18:00 de mañana jueves 25 por toda la ciudad, para demostrarle a los concejales que no queremos que traigan la enfermedad y que todo el esfuerzo que hicimos hasta ahora sea en vano. Que si llegara a haber un brote, no nos encontremos con las camas del hospital ocupadas por gente que no es del distrito».

En las redes sociales está muy clara esta división leyéndose cantidad de opiniones para uno u otro lado.

El Concejo Deliberante mañana deberá darle el apoyo al Intendente o negárselo. Lo único seguro que, sea cual fuere el resultados, deberemos cuidarnos mucho más que lo hemos hecho hasta ahora. El virus en invierno se hace más fuerte, según los especialistas y la famosa «curva» está en pleno ascenso en el país.

Opinemos como opinemos, cuidémonos entre todos

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + 2 =