(12 / I / 2018) Hasta hoy los “cuatri” son considerados como vehículos para trabajos rurales o para diversión. 

Cuando empiece a regir el decreto 32/2018, los cuatriciclos serán considerados “vehículo automotor”. El cambio obligará a acatar las normas generales. Por lo tanto, quienes sean conductores deberán tener una llevar licencia habilitante con la categoría que corresponde (también se modificaron), seguro obligatorio, patente y un casco homologado. Además, el conductor deberá tener casco con visera o, en su caso, anteojos obligatoriamente.

Por estos días, no es obligación el patentamiento de un cuatriciclo. De hecho, muchos circulan con los papeles de venta por parte de concesionario, sólo para probar que no es robado. Sin embargo, la obligatoriedad de un seguro motivará pasar por un registro ya que las compañías de seguro no expiden pólizas si el vehículo no tiene un domino.

Sin embargo, la aplicación de la reglamentación de la ley de tránsito nacional requerirá que las provincias adhieran, o en su caso, que modifiquen sus respectivas legislaciones para imitar la norma nacional. Las leyes de tránsito son jurisdicción provincial y no está delegada en la Nación. Sin embargo, muchos distritos prefieren adherir a la nacional. La provincia de Buenos Aires, por caso, tiene una ley propia.

No se permitirá el transporte de más personas que las permitidas por el fabricante. Además, en el caso de los vehículos que no tengan parabrisas, quien ocupe el lugar frente al volante deberá usar anteojos.

Fuente: Diario La Nación

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + 9 =