(11 / I / 2020) Estamos en una situación harto difícil en el país y, en particular,  en nuestro Distrito . Si siempre costó que nos dieran bolilla, hoy, como están las cosas,  no esperemos que mejoren. Todo lo contrario.

Pero eso no implica que debamos quedarnos con los brazos cruzados a protestar por Facebook sobre nuestros problemas.  Sí,  es cierto que hay medidas y controles que debe hacer el Estado (Municipal,  provincial o nacional). Pero no es más cierto que nosotros también podemos hacer simples cosas que nos mejorarán nuestra calidad de vida. Sencillas,  domésticas pero muy útiles y que, si las llevamos a cabo, todo andaría mucho mejor.

Son cuatro acciones:

  • No ensuciar
  • Cuidar
  • Mantener
  • Respetar

Cualquier sociedad que cumpla estas cuatro reglas será próspera en muchos sentidos.

NO ENSUCIAR.  Es básico. Además de ser una tarea muy sencilla evitaría muchos problemas.  Por ejemplo el atascado de los desagües,  la proliferación de roedores y el pueblo (sus calles y espacios verdes) se verían lindos, agradables, cómodos y LIMPIOS.

Ejemplo 1. Un auto sale de la estación de servicio de la esquina de 37 y 22 y su conductora baja el vidrio y arrojó, a la calle, una caja de cartón vacía y papeles de golosinas.  ¿Qué le costaba a esa señora dejarlos en su auto y tirarlos en un bote de residuos en su casa?

Ejemplo 2. Tres adolescentes en la plaza después de  comer y tomar dejaron todos los envases vacíos en el suelo.  Hay, al menos,  cuatro cestos de basura en la plaza. Una señora que los vio, les dijo que se acordaran de levantar lo que dejaron. Caso omiso. A modo de referencia, los tres adolescentes son de muy buenas familias.

CUIDAR. Es muy amplia esta tarea, aunque para nada difícil. Se refiere a cuidar lo nuestro. TODO LO NUESTRO. Desde un banco de la plaza, carteles de señalización, hasta una profesional que no le renuevan el contrato y dejan a la localidad (y muchos pacientes, de años) sin su atención. Debemos cuidar todo y si es necesario protestar, pedir reuniones, convocar a las autoridades, hacer un petitorio. Caso contrario siempre seremos una variable de ajuste. Los pueblos tenemos poco, la mayoría es porque se consigue con mucho esfuerzo y de un plumazo nos quitan. Si nosotros no nos cuidamos no esperemos que vengan a cuidarnos desde afuera.

MANTENER. Hay obras, espacios que ya están hechos, sólo debemos mantenerlos. El anfiteatro de la Plaza es un hermoso lugar de reunión, de eventos y es blanco del vandalismo, al igual que el mástil.

Los vecinos propietarios de terrenos que no usan también son responsables de su mantenimiento y hay muchos que parecen (o son) baldíos. También hay viviendas abandonadas que tienen dueños y que están infestadas de plagas, yuyales y son propicios, entre otras cosas, a incendios.

RESPETAR. No porque esté en último lugar es lo menos importante, a criterio de quien suscribe, al contrario. Está al final porque engloba a las demás premisas.

El respeto es la base de toda sociedad. No podemos hacer lo que queramos sin medir las consecuencias. Debemos mirar a nuestro vecino y pensar si lo estamos perjudicando en algo. Ejemplos de falta de respeto al vecino tenemos cientos en nuestro pueblo.

Nunca es tarde para empezar. Siempre se está a tiempo de comenzar a valorar lo nuestro con compromiso y respeto hacia los demás.

No creo que nada de esto sea imposible, ni difícil. Sólo es cuestión de pensar y empezar.

                                Ricardo J. Basualdo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + 5 =