(20 / XI / 2019) Existen pequeños gestos, actitudes, casi desapercibidas pero que dan una muestra cabal de respeto y consideración hacia los demás.

Siempre resaltamos las otras, las feas, las que hacen daño y vulneran el respeto hacia los demás. Hoy nos vamos a ocupar de una pequeñísima obra para la gran mayoría de las personas pero que es inmensa para una minoría que debe moverse con dificultad por las calles de la localidad.

El señor Gaspar Iglesias, quien vive en la esquina de las Calles 22 y 37 está haciendo su vereda a nuevo. Tuvo la deferencia de construir una rampa sobre 22 para que tengan la facilidad de subir el cordón todas las personas con dificultades de movimiento.

2

«La hice hacer para todos, desde el chico para que suba tranquilo en su bicicleta, hasta los que se desplazan en silla de ruedas y las personas mayores que tienen dificultad», reconoció Iglesias, ante nuestra consulta.

Sencillo, simple, contundente y enorme razonamiento.

Si todos aportamos nuestro pequeño granito de arena en hacerle la vida más fácil a nuestros semejantes, basados en el respeto y la comprensión, seguramente nuestro pueblo será mucho mejor, en todo sentido.

APLAUSOS DE PIÉ 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + 5 =