(22 / II / 2017) El titular de Defensa Civil, Ariel Paniagua, detalló que “una centella o rayo expandió el techo”.

El suceso ocurrió pasada la 1 de la mañana de este miércoles y el operativo llevó tranquilidad a las personas, que están fuera de peligro y cuenta con asistencia permanente de Desarrollo Humano.

En un operativo conjunto de madrugada, Defensa Civil de la Municipalidad, junto a Bomberos de Quequén, personal policial y Usina Popular Cooperativa, asistieron a una familia que sufrió la voladura del techo de su vivienda a raíz de las fuertes tormentas que se registraron.

Sobre el hecho, el director de Defensa Civil, Ariel Paniagua, especificó que “el operativo comenzó alrededor de 1.45 hs. tras la caída de la centella o rayo, no fue viento, sino que se expandió el techo a partir de esta intervención meteorológica por la explosión”.

22-02-FOTO-Ariel-Paniagua-1024x576Siguió explicando que “sucedió alrededor de la 1.30 hs., el techo cruzó expandido en frente de un descampado detrás de la cancha de Estación Quequén en calle 559 entre 564 y 566 y el padre de familia estuvo contenido a través nuestro, como toda la familia. Nosotros pasamos a Desarrollo Humano toda la problemática de ellos, y ya se los está asistiendo”.

El funcionario informó también que había nueve personas, de las cuales seis eran menores. “De los seis menores que había, uno salió herido en una rodilla y fue trasladado al hospital. A media mañana se le iba a hacer una placa y el médico que lo atendió, a las 3.30 de la mañana comunicó que estaba fuera de peligro”, manifestó.

En tanto, señaló que se trató del único caso de verdadera emergencia para intervenir, y enfatizó que “está abierto el 103 ante cualquier consulta y estamos para servirlos”.

Nota del redactor: A las tormentas no hay tenerles miedo porque eso paraliza y en una cuestión de emergencia no sabríamos qué hacer. Empero hay que estar siempre preparados y no hacer caso omiso a todas las recomendaciones que se brindan. Van a pasar 100 alertas sin consecuencias. Otras 100 tormentas consideradas «normales». Pero con sólo «1» que traiga algún fenómeno extremo como el que ocurrió esta madrugada en Quequén para que nos obligue a ser precavidos. Ni arriesgados, ni asustados…precavidos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + 3 =