(28 / VI / 2020) … ¿Dónde te gustaría nacer y pasar tus primeros años vida? Les respondería que me gustaría vivir mi niñez en una casa con un corredor largo y patio de tierra. Poder hacer de cada terreno una canchita de fútbol, salir corriendo con la pelota de la plaza porque está el placero cuidando y aprovechar las tardes de primavera para ir a pescar al arroyo. Hacer de los corralones un juguete más, comer chocolatines Suchard y helados Laponia y cuando me duela la panza ir a lo de la Tía Porota que me cure el empacho y que mi mamá me frote la espalda con unto sin sal.

SI ME PREGUNTARAN, SÓLO ME LO PREGUNTARAN… ¿Dónde te gustaría pasar tu adolescencia? Les respondería que me encantaría pasar mi adolescencia en calles seguras donde se pueda caminar, andar en bici y jugar al carnaval sin problemas. También cuando empiece ir a los bailes (con orquesta o banda) tener un lugar grande donde pueda encontrar a mis amigos y conocer allí a mi novia para toda la vida. Subir a un camión que nos lleve a 12 muchachos a ir a jugar a la pelota a algún lado o pasar la tarde en algún terreno baldío jugando con arcos hechos con la ropa que nos sobra.

SI ME PREGUNTARAN, SÓLO ME LO PREGUNTARAN… ¿Dónde te gustaría echar raíces? Les respondería que me gustaría un lugar donde nos conozcamos todos los habitantes. Que seamos una gran familia, con nuestras miserias y nuestros aciertos. Un lugar donde nos saludemos todos al encontrarnos en la calle o en algún negocio. Donde la solidaridad esté a disposición del otro y donde la alegría del vecino sea mi alegría. Donde puedan crecer mis hijas en libertad, en la vereda y en la plaza.

Y aunque no me lo pregunten igualmente les diría que mi descanso eterno sea en el mismo lugar de niñez, adolescencia y adultez. Sin dudas, sin titubeos, en esta vida y en otras 100: en mi querido JUAN N. FERNÁNDEZ.

                                                                                        Ricardo J. Basualdo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + 3 =