(19 / VIII / 2018) Qué orgullo sentía, qué satisfacción me daba recordar que, para los vecinos de Juan N. Fernández, les había podido entregar la palabra en forma directa del Vicepresidente de la República Argentina, Amado Boudou. Hoy ya no es así. 

Todo sucedió muy rápido y mejor de lo que podíamos haberlo programado. Era el mes de  Diciembre de 2011. Mi esposa debía ir a Necochea y coincidía que ese día llegaría, a la ciudad, el carismático Vicepresidente a inaugurar la temporada en la gestión del Intendente Horacio Tellechea. ¡Todo un acontecimiento para el Distrito!

A mi esposa se le ocurrió “la aventura” de intentar hacerle una nota. Siempre he tenido buen diálogo con los intendentes y con Horacio Tellechea tuve el mejor. Lo llamé y le consulté la posibilidad de estar presente en la llegada de Boudou y poder cruzar una palabras con él.  Horacio me respondió que de parte de él no tenía problemas pero sabía que el protocolo y la custodia eran muy celosos.

A esta altura, ya, hacerle una nota a tan alto funcionario me estaba poniendo bastante nervioso. ¿Cómo iba a hacer si no tenía camarógrafo? ¿Y si después de hacer la guardia, esperar e intentarlo, no me dejaban, cómo me iba a sentir? En fin, era más probable que no me diera bolilla, siendo de pueblo y un medio tan chiquito, ¿qué posibilidades tenía?

De cualquier manera dejamos abierta la posibilidad con Tellechea  y me contó que iba a llegar al Casino e iba a brindar una conferencia de prensa antes de subirse al escenario y hasta podía llegar a tocar la guitarra. Pero yo quería hacerle una nota cara a cara. ¿Podría? Nunca había realizado algo semejante.

Lo contacté a Facundo Ramallo, de Necochea, esposo de mi sobrina que no trabajaba el sábado, pero no tenía idea de cómo usar una cámara. Enseguida me aceptó. O sea, más osado que yo.

Llegamos al Casino y ubicamos el lugar donde iba a brindar la conferencia. Llegamos como una hora antes del arribo del Vice. Estábamos solos, me gustaba.

Pero….. de a poco empezaron a llegar periodistas de Necochea y medios de toda la región. Se saludaban entre ellos y nos miraban a nosotros como “sapo de otro pozo”.

Ya no me gustaba. Estaba incómodo y veía muy lejano poder, en ese ámbito, llegar a hablar con el alto funcionario.

Pregunté en qué venía y dónde llegaría. Me dijeron que en helicóptero y arribaría a un gran lote abierto, atrás del Casino. Todo ese sector estaba vacío de gente, de autos y de medios de prensa.

Le dije a mi “camarógrafo”: “Vamos para el playón al lado del lote donde aterrizarán y cuando lleguen, nos mandamos y que sea lo que Dios quiera”.

El sol estaba a pleno, el calor agobiaba y la sombra de una planta nos sirvió para esperar aliviados el arribo del helicóptero que traía al Vicepresidente Boudou, a su custodia y al Intendente Tellechea.

Algunos periodistas nos miraban desde arriba, desde el edificio y seguro pensarían que estábamos locos, que no nos iba a atender porque todos se quedaron allí.

Muy lejano empezamos a escuchar el ruido de un motor muy grande y nos dimos cuenta que venía desde arriba. Era el helicóptero. Le dije a Facundo: “Cuando esté bajando, prendé la cámara y filmá todo lo que puedas”.

1

El helicóptero aterrizó y un hombre de saco blanco salió al encuentro de los pasajeros. Después me enteré que era Roberto Porcaro, hombre de confianza de Néstor Kirchner y de mucho poder, en ese momento, en Necochea. Se fundieron en un abrazo con el Vicepresidente y nosotros comenzamos a correr hacia ellos. ¡Ese era el momento!

3

2

Varias personas de la política necochense se acercaron a saludar y sabía que Facundo me seguía. Los custodios nunca se interpusieron  y de todos los periodistas que estaban esperando en el edificio algunos se sumaron al encuentro, al vernos a nosotros.

Sin problemas le pusimos el micrófono y comenzamos a hablar diciéndole que era de Panorama Fernandense.

6

Boudou se mostró muy amable y logramos nuestro objetivo de cruzar un par de preguntas con semejante funcionario.

Hoy, con toda el agua que ha corrido debajo del puente, me asalta la duda si esconder la nota o recordarla. Opté por lo segundo porque esa nota tiene muchas cosas para analizar, a pesar de ser tan chiquita.

Primero que Amado Boudou, recién había asumido en el contexto político donde Cristina Fernández de Kirchner había ganado con el 54% de los votos y lo había nombrado sucediendo a Cobos.

En ese contexto, Necochea, era la primera vez (y no ha habido otra) que poseía la famosa y esperada alineación con el poder político central (provincial y nacional).

El Vicepresidente poseía una imagen muy positiva, carismática y era la primera vez que un funcionario de tan alto rango inauguraba una temporada en Necochea.

Yendo a lo Judicial, uno años después, este viaje del Vice fue investigado por el Juez Bonadío y la foto del helicóptero de fondo con el abrazo de Boudou y Porcaro estuvo en todos los medios nacionales.

El sentimiento por esta profesión es muy grande y la nota con Boudou fue para mí un orgullo durante algunos años, hasta que la Justicia empezó a investigar y a esta nota la tenía abajo de la alfombra.

Hoy decido mostrarla porque alguien dijo que la única verdad es la realidad y la realidad es que un día llegó a Necochea el Vicepresidente de la Nación a inaugurar la temporada. Si señores, yo lo ví…. le hice una nota y hasta le pregunté si iba a tocar la guitarra.

Ver el vídeo:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

2 + 9 =